Artículos

IMG_5308.jpg

 

Prensa MPPC (14/07/2017) El traslado de los restos de Argimiro Gabaldón al Panteón Nacional salda una deuda histórica con una generación de la Patria que se atrevió a rebelarse contra las fuerzas reaccionarias que dominaban a Venezuela desde los tiempos de la independencia, afirmó este jueves Juan Carlos Parisca.

Durante un conversatorio celebrado en la Librería del Sur, Parisca dijo que enaltecer el valor de Gabaldón es una reivindicación que la siente de modo individual porque “haber participado en esas luchas en una época en la que la juventud nos dejó un bagaje histórico en el corazón que teníamos que tener escondido, porque no se podía hablar de revolución en la cuarta república”.

Destacó la importancia de que con la llegada del Comandante Hugo Chávez se reinvindicaron las historias y los hechos hasta poder rescatar el pasado hasta que hasta el día de hoy “nos hace sentirnos orgulloso gracias a que ese líder preclaro como Nicolás Maduro hace posible que uno de los revolucionarios de aquella época vaya al Panteón Nacional".

“El Comandante Carache fue un pionero de la revolución venezolana. Este año se conmemoraran 53 años de su trágica muerte cuando apenas su visión de la lucha comenzaba a traspasar el Frente Simón Bolívar, fundado por él en los años 1960 en las montañas de Lara, Portuguesa y Trujillo, y por lo que luchó hasta el momento de su desaparición”, señaló Parisca, desde la esquina de Gradillas, en la Plaza Bolívar de Caracas.

IMG_5166.jpg

Refirió cómo Galbaldón asumió el liderazgo como dirigente en la lucha de los obreros cañeros en la zona de El Tocuyo, creando un vínculo con las masas campesinas con quienes fue consecuente en la lucha levantada años después. “La industria de la caña fue muy importante porque propició la formación de un proletariado agrícola que cobró consciencia revolucionaria y se formó el Partido Comunista y que ganó por primera vez un consejo municipal como fuerza de izquierda”.

En el conversatorio denominado “Por las sendas de Argimiro” también participó el luchador social Jonás Castellanos, quien estuvo en la guerrilla revolucionaria con Gabaldón y relató algunas anécdotas que vivió junto al poeta y educador que llegará al mausoleo histórico este 15 de julio para descansar al lado del Libertador Simón Bolívar.

“Argimiro tenía una sinceridad revolucionaria como pocos, y era inconforme, sobre todo consigo mismo. Siempre se exigía más y mucho más. Liderizó los sindicatos cañeros y se alzó en defensa de las masas populares que habían creído en él. Además fundó núcleos políticos en las zonas montañosas, en los macizos de Lara, Portuguesa y Trujillo, que consideró territorios idóneos para la guerra popular por su tradición de rebeldía”, aseveró Castellanos.

Argimiro Enrique de La Santísima Trinidad Gabaldón Márquez nació en la hacienda Santocristo, ubicada entre las poblaciones de Biscucuy y Guanare, del estado Portuguesa, el 15 de julio de 1919, por lo cual el jefe de Estado decretó que el acto de traslado de sus restos se lleven a cabo en esa fecha